Marchan en Chicago, ‘cansados de vivir con miedo’ [Vívelo Hoy]

Liz Márquez, tiene 9 años, y dice conocer el dolor que las leyes de inmigración ocasionan a las familias de inmigrantes.

La tarde del sábado Liz se paró frente a la multitud congregada en la Plaza Daley, en el centro de Chicago, y dijo con voz muy firme y en perfecto inglés y español, que estaba cansada de “vivir con miedo”, de temer que un día al regresar de la escuela no encuentre a su padre que enfrenta un proceso de deportación.

“Estoy aquí para exigir que paren las deportaciones y una reforma migratoria”, dijo la niña, “estoy aquí luchando por mi familia y por todos los que están luchando por dignidad y respeto. Ya basta de injusticias, discriminación  y racismo”, mencionó la pequeña cuya familia es miembro de la organización PASO en Melrose Park.

“Estoy cansada de que mis papás sean tratados como criminales, ¡mis papás no son criminales!, son gente trabajadora que han sacrificado todo. Mi papá está bajo proceso de deportación porque un notario público le hizo fraude. No es justo vivir con miedo, es mi derecho como ciudadana poder vivir con mis papás y no ser separados por una deportación, como niños no deberíamos ir a la escuela con miedo de que al regresar a casa no encontremos a nuestros padres…”, agregó

La niña fue una de cientos que marcharon este 12 de octubre en Chicago y pidieron un alto a las deportaciones y una ley que les regularice su estatus migratorio y que les proporcione una opción para obtener la ciudadanía.

De acuerdo con los organizadores, marcharon aproximadamente 5,000 personas; según la Policía de Chicago, fueron poco más de 1,000.

Mónica Treviño, portavoz de la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR)  mencionó que por lo menos 2,000 de sus miembros marcharon y a ellos se sumaron familias, sindicatos y otras organizaciones.

La familias llegaron tanto de los barrios de Chicago como de los suburbios, no hubo políticos dando discursos, esencialmente fueron testimonios de afectados por las leyes migratorias, como doña Silvia Guerrero, madre, esposa y abuela, quien contó que su esposo y uno de sus hijos enfrentan un proceso de deportación, fueron detenidos tras una investigación a los dueños de la empresa donde trabajaban.

Ella le pidió al congresista Peter Roskam, el cuarto republicano con más alto rango en la Cámara de Representantes, quien representa al sexto distrito de Illinois, y quien no apoya una reforma migratoria, “que se ponga la mano en el corazón y nos apoye. Mis nietos son ciudadanos americanos y no se merecen vivir con este miedo, con esta incertidumbre”, dijo Guerrero.

El grupo La Autoridad de la Sierra animó a la multitud con su música, dijeron que agradecían a Dios la oportunidad de estar en Chicago y poder “apoyar a nuestra raza latina por la reforma”.

También el reverendo Jesse Jackson de Rainbow PUSH Coalition se solidarizó “esta es nuestra tierra, que paren las deportaciones ahora, una legalización ahora, unión familiar ahora”, fue el mensaje del reverendo.

La marcha formó parte de la  campaña nacional para intensificar la presión sobre la Cámara de Representantes que no ha llevado a discusión la propuesta de reforma migratoria que beneficiaría a unos 11 millones de inmigrantes, la cual el Senado aprobó en junio.

Por Leticia Espinosa, 10/12/2013, 5:42 pm

Comments are closed.